¿Sabes que es lo mejor de todo? Qué en ningún momento he dejado de sonreir...

jueves, 4 de octubre de 2012

Dos años ya de aquello...

Como decía aquella canción de Pablo Alborán: "pasa el tiempo, yo no olvido..." Así es como me siento yo hoy. Dos años después de aquellas duras palabras en esa pequeña habitación, me encuentro aquí, en casa, con una sonrisa en la boca y a la espera de que me confirmen aquellas tres dulces palabras "todo va bien". Es breve, una frase formada por tres cortas palabras, pero es tierna y se recibe como una caricia para los oídos. Fueron cinco meses, algo impensable que antes de todo esto se me pasaría por la cabeza que fuera tanto tiempo, pero los tuve que soportar y llevar de la mejor manera posible. La verdad que me tocó una planta muy buena, un grupo de enfermeras y auxiliares majísimas y sobretodo él, mi médico, al cual admiro y admiraré siempre su forma de tratar a los pacientes, que eso hace mucho. Él me demostró su parte más humana, tratándome como a un ser allegado suyo y haciendo mi estancia mucho mas llevadera. Él, que no seguía el  fútbol, se enteraba de la actualidad del Real Zaragoza para alegrarme sus cortas pero especiales visitas cuando venía a mi habitación. He de decir, que se lo agradecí, ya que es un pequeño detalle, pero para mi enorme, además conseguía mantenerme informada. Esto es como todo, un aniversario más, una fecha para recordar... No quisiera hacerla larga, tan solo recordar a todas aquellas personas que se convirtieron de la noche a la mañana en allegados por un tiempo. 

-El tiempo le ha sentado bien a mi pequeña cicatriz-

2 comentarios:

jorge dijo...

El tiempo y el amor todo lo cura pequeña ;)

Mapy Nicolás Continente dijo...

tienes toda la razón, Jorge :)